El trigo y la cizaña son el estado de la iglesia.

45 El trigo y la cizaña


Mateo 13: 24-30



24 Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo;
25 pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 
26 Cuando brotó la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. 
27 Fueron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: “Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿Cómo, pues, tiene cizaña?” 
28 Él les dijo: “Un enemigo ha hecho esto.” Y los siervos le dijeron: “¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?” 
29 Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña arranquéis también con ella el trigo. 
30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega, y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

El trigo y la cizaña



Jesús predicó la mayoría de enseñanzas acerca del reino de los cielos por medio de parábolas. Las parábolas son narraciones cortas, donde Jesús ejemplificaba una enseñanza usando cosas de la vida diaria de las personas. De esta manera, era más fácil para sus discípulos recordar las enseñanzas y aquellos que no estaban verdaderamente interesados no las entenderían. 

Con esta parábola, Jesús quería mostrarle a sus discípulos que a través de su vida cristiana se iban a encontrar con todo tipo de personas dentro de la iglesia y eso no significaría que el mensaje estuviese equivocado. 

El trigo y la cizaña son muy similares en su etapa de crecimiento, pero solo hasta que ambas plantas están maduras, se puede notar la diferencia entre las dos. Así que son los frutos que cada planta los que definen que tipo es, si es trigo o cizaña.

Para Meditar

Como cristianos debemos tener nuestros ojos fijos únicamente en Jesús, aun si en nuestro caminar nos encontramos con algún tipo de cizaña.

Una vida cristiana real


Hoy en día, muchas personas creen que al ir a una iglesia se van a encontrar con un lugar lleno de santos y personas perfectas. Pero la realidad, es que como enseño el Señor Jesús, en la iglesia siempre va a haber una mezcla de buenos y malos. (Ver episodio #37 La buena semilla)

Nuestro señor quería dejarles a sus discípulos palabras de aliento que los ayudasen en el futuro cuando se encontraran con estas personas falsas. 
Aun hoy, muchas personas abandonan el cristianismo porque alguien dentro de la iglesia los ha tratado mal, o personas que no son creyentes, deciden no seguir a Jesús, porque ven a muchos supuestos seguidores tener vidas falsas. 

Cuando nos acercamos a Jesús, debemos hacerlo con la mirada fija en Él y no en las personas que nos rodean. Nuestro motivo para seguir a Jesús, debe ser Jesús y no las vidas de los demás.
Si nos dedicamos a ver como los demás viven sus vidas, sean buenas o malas, nos vamos a alejar nosotros mismos de Dios porque nuestros ojos no están puestos en Jesús. 

La cizaña entre el trigo


De seguro has escuchado muchas historias de pastores o sacerdotes y aun creyentes que hacen cosas que un cristiano verdadero no se atrevería a hacer. Violaciones a niños, robo de dinero, adulterio y la lista puede ser infinita. 

Cuando vemos esas cosas, es fácil preguntarnos, ¿Si el evangelio de Jesús es real, como puede un ser humano estar tan cerca de Dios o conocer tanto de Dios y hacer esas  cosas? 

La verdad es que muchas de estas personas no son realmente creyentes; un seguidor de Jesús, no es aquel que dice serlo, sino el que hace la voluntad de Dios. Así que, aunque se vistan y hablen como cristianos, son los frutos los que demuestran si verdaderamente lo son.

El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, él tal es mentiroso, y la verdad no está en él

El trigo entre la cizaña


Así que no te sientas desalentado al ver estas cosas, o si has sido engañado por algún supuesto seguidor de Jesús, acércate más a nuestro Señor. No te enfoques en las vidas que viven los demás y preocúpate más bien por tener una relación sincera y verdadera con Jesús. 

Nuestro señor se encargará de darle a cada uno su recompensa, así que tú, no apartes la vista de Jesús. Tomar lo que otros han hecho y decir que por ese motivo no seguiré a Jesús, es la peor de las decisiones que podemos tomar

Recuerda que quien plantó la cizaña entre el trigo no fue Dios, sino el enemigo. Así mismo, todas aquellas personas que viven falsamente su cristiandad no están guiadas por Jesús sino por satanás. 

Vive tu fe


Hoy quiero invitarte a que mantengas tus ojos fijos en Jesús, en el mundo vas a encontrar todo tipo de personas, y todo tipo de atrocidades. Pero estas cosas no te afectarán si tu vida está fija en Jesús. 

Y aun si las demás personas deciden dejar de lado a Jesús, tú, aférrate al Señor con fe y vive tu cristiandad de la mano de Dios. No olvides que solamente bajo el cuidado de Jesús hallaras descanso para tu vida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.