nuestra verdadera labor es trabajad por la vida eterna.

49 Trabajad por la vida eterna


Juan 6: 22-29



22 El día siguiente, la gente que estaba al otro lado del mar vio que no había habido allí más que una sola barca, y que Jesús no había entrado en ella con sus discípulos, sino que estos se habían ido solos.
23 Pero otras barcas habían arribado de Tiberias junto al lugar donde habían comido el pan después de haber dado gracias el Señor.
24 Cuando vio, pues, la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron en las barcas y fueron a Capernaum, buscando a Jesús.
25 Y hallándole al otro lado del mar, le dijeron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?

26 Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.
27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a este señaló Dios el Padre.
28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?
29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.


Trabajad por la vida eterna


La multitud que seguía en este momento a Jesús era la misma que había sido alimentada en el desierto con los cinco panes y los dos peces. 
Estaban muy interesados en Jesús y parecía que los detractores de nuestro Señor hubiesen desaparecido, pero en la realidad lo estaban siguiendo por el motivo equivocado. 

Los 5 mil hombres que habían sido alimentados en el desierto veían en Jesús no al salvador de sus vidas sino al nuevo rey terrenal de la nación, al reemplazo del rey Herodes. Por esto nuestro Señor hizo énfasis en que lo buscaran por el motivo correcto y no por conveniencia. 

Esto mismo debemos tener en cuenta nosotros hoy, Jesús desea que lo sigamos con un corazón deseoso de hacer su voluntad y con la disposición de dejar a un lado todo aquello que no agrade a Dios.

Para Meditar

Nuestra verdadera labor en esta tierra deber ser alcanzar la vida eterna, todo lo demás pasa a un segundo plano, y aunque importante para muchos no es importante para Dios.

Trabajad por lo verdadero


Que sentido tiene buscar a Jesús únicamente por apariencia o para recibir bendiciones si en nuestro diario vivir no hacemos la voluntad de Dios. 
Jesús lo sabe todo, así que no tiene sentido aparentar nada; quizás puedas engañar a los que te rodean, pero nunca a Dios. (Ver episodio #12 Jesús conoce tu fe)

Bien dijo Jesús que el sol sale sobre justos e injustos, y aun los animales reciben las bendiciones y el cuidado de Dios. Es por este motivo que vivir buscando lo material no es el motivo correcto para buscar a Jesús. 

La gente estaba perpleja, ellos habían visto a sus discípulos partir en la barca y a Jesús quedarse con ellos antes de ir al monte a orar, así que se preguntaban entre ellos, como había hecho para atravesar el mar sin una barca.

De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis.

La comida que perece


Que triste pensar que estas personas estuvieron junto a Jesús, comieron de los panes, pero ni siquiera creían verdaderamente en Él.

Entonces aquellos hombres, al ver la señal que Jesús había hecho, dijeron: «Verdaderamente este es el Profeta que había de venir al mundo.»

Para ellos Jesús no era el Hijo de Dios, o el salvador o el mesías, era solamente un profeta como los demás que habían venido antes. Cuan equivocados estaban, Jesús es el hijo de Dios, y el poder que habían presenciado aquel día fue el mismo poder que en la creación le dio vía a todo lo que existe.

A pesar de la incredulidad que estos hombres mostraban ante Jesús, nuestro Señor les siguió enseñando. Jesús sabía que algunos de ellos eventualmente llegarían a creer y quería seguir dándoles todas las oportunidades necesarias de salvación.  

Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a este señaló Dios el Padre.

Trabajad para la vida


Algunos de los hombres presentes tenían sus corazones enternecidos, sabían que el pan que habían comido era diferente a todo lo que había en la tierra y que la autoridad de Jesús y sus palabras estaban llenas de verdad, así que algunos de ellos le preguntaron:

¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? 

Está una de las mejores preguntas de toda la Biblia. Y nosotros hoy en día deberíamos estar interesados en saber la respuesta, pero también aplicarla en nuestras vidas. 

Notemos que la pregunta de los hombres es muy específica, le dijeron que debemos hacer para poner en práctica. No para saber y tener solamente un conocimiento, sino para poner en práctica las obras de Dios.

Jesús les respondió: “Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.”

Vive tu fe


Hoy quiero hacerte la misma pregunta, ¿quieres poner en práctica las obras de Dios en tu vida?. 
Según Jesús, para que esto sea una verdad en ti, debes creer en sus enseñanzas y vivirlas cada día, no solo tenerlas en tu mente, sino ponerlas en práctica todos los días de tu vida. 

Debes vivir con la fe y la certeza de que Jesús no es un maestro cualquiera, Él es el Hijo de Dios, nuestro creador y salvador. 

Así que trabajad por la vida eterna, ten siempre presente hacer la voluntad de Dios en tu vida, no por apariencia sino por amor a Él. No olvides que este es el trabajo que lleva a la vida eterna, poner en práctica las enseñanzas de Jesús en nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.