Jesús dijo: El que pierda su vida por causa de mí.

59 El que pierda su vida por causa de mí

Marcos 8: 31-38


31 Comenzó a enseñarles que le era necesario al Hijo del hombre padecer mucho, ser desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, ser muerto y resucitar después de tres días. 
32 Esto les decía claramente. Entonces Pedro lo tomó aparte y comenzó a reconvenirlo. 
33 Pero él, volviéndose y mirando a los discípulos, reprendió a Pedro, diciendo:
—¡Quítate de delante de mí, Satanás!, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.
34 Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo:
—Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. 
35 Todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará, 
36 porque ¿de qué le aprovechará al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma? 
37 ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?
38 Por tanto, el que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

El que pierda su vida por causa de mí




Estas palabras de Jesús eran muy difíciles para sus discípulos, ya que ellos esperaban que Jesús fuera aceptado por los líderes del pueblo y eventualmente que gobernara como rey de la nación. 

Es por este motivo, que Pedro se acercó para instigarle a Jesús que dejase de hablar de estas cosas. Esta es otra prueba de que Pedro no es el líder de la iglesia cristiana, no solo por que estaba equivocado porque no entendía aún el propósito del ministerio de Jesús; sino porque se estaba dejando usar por satanás al pensar en las cosas humanas como algo importante. 

Como hemos estudiado anteriormente, para Jesús las riquezas de este mundo no tienen ningún valor, (Ver episodio #33 Los tesoros del cielo) y Él al ser el sustentador del universo, quiere que aprendamos que las preocupaciones de esta vida no son importantes. Si buscamos el reino de Dios, Jesús va a sustentar todas nuestras necesidades. 

Para Meditar

Jesús ha prometido darnos la vida eterna, así que sacrificar esta recompensa por unos momentos vanos de placer terrenal no tiene ningún sentido.

Toma tu cruz y sigue a Jesús


Así que vivir una vida buscando satisfacer nuestras necesidades y las cosas de los hombres es vivir guiado por satanás aun si tú dices ser cristiano. Jesús le ilustro esto a sus discípulos diciendo:

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. 

Seguir a Jesús requiere que nosotros hagamos un sacrificio real sobre nuestros deseos carnales. Desde que nacimos, nuestra naturaleza pecaminosa nos ha llevado a buscar siempre las cosas que nos agradan, aun cuando pueden hacernos daño.
Jesús desea que dejemos todo esto de lado, que tomemos todas nuestras cargas y preocupaciones y las llevemos hacia Él, y por supuesto que lo sigamos. 

Jesús hace énfasis aquí, que todo el que quiera salvar su vida, la perderá. No algunos, sino todo el que quiera salvar su vida, así que no existe un punto medio.

La vida del mundo


Es imposible ser un cristiano verdadero y vivir una vida en el mundo. Los cristianos borrachos no existen, pueden existir borrachos que digan que son cristianos, pero para Jesús no lo son, o eres cristiano o borracho, pero no ambos. 

¿Eres cristiano y aún ves pornografía? ¿Sales a bailar o te gusta tener múltiples parejas?.
¿Tomas licor, o fumas?, ¿Tal vez mantienes relaciones sexuales sin casarte, o eres homosexual?.
Todas estas cosas con incompatibles con el cristianismo. 

Y puedes hacerlas, Dios te ha dado la libertad para que hagas con tu vida tu voluntad. Pero para ser un cristiano de verdad Debes dejar tu vida antigua, negar tus deseos carnales y seguir a Jesús. Debes perder tu vida carnal y de pecado. 

Quiero que sepas que el que reza y peca no empata. Así subas arrodillado la montaña más alta, o recites 1000 padre nuestros y 2000 mil ave marías. Nada de esto ofrece una verdadera salvación.

El que quiera salvar su vida


La salvación es gratuita, un regalo de Dios para aquellos que creen y viven conforme a su palabra; por eso no deberías vivir una vida doble. Puedes hacerlo, pero Jesús nos advierte a todos del peligro de vivir de esta manera

Esto se refería Jesús cuando dijo: Todo el que quiera salvar su vida, la perderá. Al vivir así, estás salvando tus deseos carnales, pero estás perdiendo tu vida eterna.
Que engaño tan grande, Jesús te ofrece una vida eterna para que vivas a plenitud y millones de personas perderán esta oportunidad solo por supuestamente gozar su vida un corto tiempo

35 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará.
36 Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?

El que pierda su vida, la salvará


Por otro lado están los que pierden su vida terrenal. Jesús dijo: y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. 

Jesús hace el mismo énfasis, en que todos aquellos que pierdan su vida carnal ganaran la vida eterna. Esto no es una probabilidad, es una garantía, así que podemos tener la seguridad de que así va a ocurrir. 
Bien lo dijo nuestro Señor, que sentido tiene ganar el mundo entero; ser la mujer o el hombre más rico o famoso del mundo y perder la vida eterna. No es ni siquiera inteligente vivir de esta manera. 

Jesús vino a este mundo a advertirnos que esta vida es pasajera y que hay vida después de muerte. Solo aquellos que vivan de acuerdo a sus enseñanzas podrán recibir esta vida eterna, no serán 25, 50 o 100 años. Es toda la eternidad. 

¿Existe algo que tú puedas darle a Dios para ganar esto?. ¿Alguna penitencia que puedas pagar? No, no lo hay. Esto es un regalo de Dios, y solo se obtiene cuando aceptamos a Jesús como nuestro salvador, nuestro creador y sustentador. 

Vive tu fe


Jesús está pronto a regresar; cada día que pasa es un día menos para su regreso, y su invitación par a nosotros es a que lo aceptemos y vivamos todas sus enseñanzas en nuestras vidas. Si no lo hacemos, el mismo Jesús nos advierte que no recibiremos su recompensa en el día final

Hoy quiero invitarte a salir del engaño, a encontrarte con Jesús. Estudia tu Biblia todos los días, no permitas que los deseos del mundo, las preocupaciones y las riquezas te roben la salvación. 

Aléjate de las doctrinas falsas que hay en el mundo y vive una vida cristiana real. No olvides que la recompensa que Jesús ha preparado para ti es que vivas junto a Él una vida eterna a plenitud. 

Deja un comentario