Los doce amigos fueron muy importantes en el ministerio de Jesús, llegaron a ser los lideres de la iglesia.

31 Los doce amigos


Lucas 6:12-19



12 En aquellos días Jesús fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. 
13 Cuando llegó el día, llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles: 
14 Simón, a quien también llamó Pedro, su hermano Andrés, Jacobo y Juan, Felipe y Bartolomé, 
15 Mateo, Tomás, Jacobo, hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote, 
16 Judas hermano de Jacobo, y Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor.
17 Descendió con ellos y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón que había venido para oírlo y para ser sanados de sus enfermedades; 
18 también los que habían sido atormentados por espíritus impuros eran sanados. 
19 Toda la gente procuraba tocarlo, porque poder salía de él y sanaba a todos.

Los doce amigos



Los campos y las colinas eran los lugares favoritos de Jesús, y muchas de sus enseñanzas fueron dadas al aire libre y no en el templo o en las sinagogas. Ninguna iglesia podría haber contenido a las multitudes que lo seguían.
Pero no solo por esto prefería Jesús enseñar en los campos y huertos. Nuestro Señor amaba las escenas de la naturaleza, para Él, cada tranquilo retiro era un templo sagrado

Mientras educaba a sus discípulos, Jesús solía apartarse del estrés de la ciudad a la tranquilidad de los campos y las colinas, porque estaba más en armonía con las lecciones que deseaba enseñarles.

Durante su ministerio se deleitaba en congregar a la gente a su al rededor, bajo los cielos azules, en alguna colina hermosa, o en la playa junto al lago. 
Allí, rodeado por las obras de su propia creación, podía dirigir los pensamientos de sus oyentes de lo artificial de la ciudad a lo natural.

Para Meditar

Jesús escogió rodearse de personas con corazones sencillos y dispuestos a obedecer a Dios, su objetivo era prepararlos para entrar al reino de los cielos junto a Él.

Los doce líderes


Jesús estaba a punto de tomar una de las decisiones más importantes de su ministerio, elegir a aquellos que serian los líderes de la iglesia cuando Él regresara al cielo; a los doce discípulos. 

Nuestro Señor llamó a sus discípulos para enviarlos como testigos suyos, para que declararan al mundo lo que habían visto y oído de Él. Su cargo era el más importante al cual hubiesen sido llamados alguna vez algún ser humano, y únicamente Jesús los superaba.

Así como en el Antiguo Testamento los doce patriarcas fueron los representantes de Israel; los doce apóstoles serian representantes de la iglesia.

Los amigos más cercanos


El grupo que Jesús escogió estaba compuesto por hombres sencillos de corazón, algunos eran humildes y sin muchas posesiones y otros eran ricos como Mateo. (Ver episodio #26 Dejándolo todo por Jesús)
Pero todos tenían algo en común, tenían un corazón dispuesto en seguir a Jesús.

De los doce, Pedro, Santiago y Juan tenían una relación más estrecha con Él, eran sus amigos cercanos.
Estaban casi todo el tiempo con Jesús presenciando sus milagros y oyendo sus palabras. 
Juan tenía una intimidad aun mayor con Jesús, tanto, que la Biblia lo distingue como aquel a quien Jesús amaba. 

Nuestro Señor los amaba a todos, pero Juan era el más receptivo de los doce. Era más joven, y con mayor confianza abría su corazón a Jesús. Así que llegó a simpatizar más con el Salvador y tener una amistad más fuerte que los demás.

Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.

Los amigos y el traidor


Dios toma a las personas tales como son, con los elementos de su carácter y su vida; y también prepara a los que lo siguen si quieren ser aprender de Él.

Los discípulos no fueron elegidos porque fuesen perfectos, sino a pesar de sus imperfecciones, 
Dios quería que por medio de la práctica de la verdad, y por la gracia de Jesús, pudiesen ser transformados a su imagen.

Judas tuvo las mismas oportunidades que los demás discípulos, escuchó las mismas lecciones de vida y presencio los mismos milagros. 
Pero nunca llevo su vida cristiana a la acción, él solo fue un espectador. Las decisiones que tomo lo llevaron a entregar a El Salvador. Pero desde un inicio tuvo las mismas oportunidades que tuvieron los demás 

Vive tu fe


Todos los discípulos tenían rasgos de carácter muy diferentes y en ocasiones conflictivos. Pero su comunión diaria con Jesús hizo que poco a poco cambiaran y llegaran a ser lo que Dios deseaba de ellos. 

Hoy quiero invitarte a meditar el privilegio que tuvieron estos hombres de caminar junto a Jesús por 3 años y medio de su vida. 

La invitación que Jesús hizo a sus apóstoles hace tantos años la vuelve a hacer hoy. Él desea que cada uno de nosotros le sigamos, que tengamos una amistad sincera y real con Él. Así que dale una oportunidad a Jesús de estar en tu vida.
Lo mejor que puedes hacer para encontrar la plenitud que encontraron los apóstoles es tener una amistad real con Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.