08 Junto a Dios todo es posible

Mateo 4:1-11

1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. 
2 Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. 
3 Se le acercó el tentador y le dijo:
—Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
4 Él respondió y dijo:
—Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.”
5 Entonces el diablo lo llevó a la santa ciudad, lo puso sobre el pináculo del Templo 
6 y le dijo:
—Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues escrito está: “A sus ángeles mandará acerca de ti”, y “En sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra.”
7 Jesús le dijo:
—Escrito está también: “No tentarás al Señor tu Dios.”
8 Otra vez lo llevó el diablo a un monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 
9 y le dijo:
—Todo esto te daré, si postrado me adoras.
10 Entonces Jesús le dijo:
—Vete, Satanás, porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás y solo a él servirás.”
11 El diablo entonces lo dejó, y vinieron ángeles y lo servían.

La tentación

Todos los seres humanos hemos sido tentados en múltiples ocasiones, pero parece difícil imaginar que Jesús pudiese ser tentado.
Jesús vino a esta tierra a vivir una vida perfecta y mostrarle a la raza humana que es posible vivir sin pecado.

Cada aspecto de la vida y ministerio de Jesús fue guiado por el Espíritu Santo. Cuando Jesús hacia un milagro, no lo hacía con su propio poder, sino con el poder del Espíritu Santo, por ese motivo Jesús prometió a sus discípulos que ellos harían obras más grandes que las que él hacía.

Satanás usó tres tentaciones distintas para intentar hacer pecar a Jesús. Ataco su apetito y debilidades físicas, su fe y comprensión de las escrituras y por último su fidelidad a Dios.
En cada una de las tentaciones Jesús se apoyó en los que Dios había prometido por medio de su palabra. Jesús conocía las escrituras, y en cada una de las tentaciones uso las promesas de Dios como un escudo contra Satanás.

Si para Jesús fue importante estudiar la biblia y aferrarse a las promesas de Dios, cuanto más debería serlo para nosotros hoy.
Por supuesto, Hoy en día Muchas personas dudan que todo esto hubiese ocurrido, se les hace difícil pensar que sea posible ayunar 40 días. Tengamos en consideración algunas cosas.
Primero Jesús no fue el primero ni la única persona que durara 40 días sin comer y beber en la biblia.
Moisés por ejemplo, ayunó 40 días en dos ocasiones distintas.

No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios
Mateo 4:4

Éxodo 24:18 dice “Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte: y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.”
Éxodo 34:28  nos dice que Moisés “estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches: no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.”

El mismo Moisés especifica que esta segunda ocasión fue diferente a la primera.
Deuteronomio 10:10 dice “Yo estuve en el monte, como la primera vez, cuarenta días y cuarenta noches”
Además de Moisés y Jesús, Elías también ayuno 40 días.
1 Reyes 19:7 dice “Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, le tocó y le dijo: Levántate y come, porque la jornada es muy grande para ti.
 8 Se levantó, pues, y comió y bebió; y con la fortaleza de aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta el monte de Dios, Horeb.”

¿Es posible para el ser humano durar 40 días sin comer y beber?
No, no es posible.
¿Pero, Es posible para Dios hacer que un hombre dure 40 días sin comer y beber?
Sí.

En todas las ocasiones en las cuales un ser humano ayuno 40 días, no lo hizo por su propio poder ni por sus propios medios.
Moisés estaba en la cima de la montaña con Dios por 40 días, Elías recibió del ángel una torta de pan que le permitió caminar 40 días sin comer y Jesús llevado por el Espíritu Santo ayuno 40 días.
Fue el poder de Dios que les permitió vivir lo imposible.

Hoy quiero invitarte a meditar en el poder de Dios, un poder que supera todo. Ten siempre esto presente, Sin Dios nada es posible, pero si Dios esta contigo Todo es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.