Juan 1: 1-5

Jesús es Dios
En el principio era el Verbo,
el Verbo estaba con Dios
y el Verbo era Dios.
Este estaba en el principio con Dios.
Todas las cosas por medio de él fueron hechas,
y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.
En él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres.
La luz resplandece en las tinieblas,
y las tinieblas no la dominaron.

Quien es Jesús

Este prólogo, que escribe Juan como introducción a su evangelio, es una de las escrituras más poderosas de la Biblia. Si Jesús fuese un personaje cualquiera, o un impostor sobre el cual se fundó una religión, pues ¡Comamos y bebamos, que mañana moriremos!. Cada cual viva su vida a su voluntad y que el más fuerte gane.
Sin embargo, la realidad no es esa. Jesús es eterno, y lo ha sido desde el principio, él no es un ser creado, Jesús es Dios, es nuestro creador.

Todas las cosas por medio de él fueron hechas,
y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.

Jesús es Dios


Quizás esta sea una de las preguntas más importantes que podemos tener. Y no es una pregunta existencial en su naturaleza, sino la incógnita de las edades, y más en nuestros días, donde todo es relativo.
Y he aquí el punto importante de este asunto, Jesús tiene una identidad que va por encima de nuestras expectativas y realidades y que, además, no tiene en cuenta nuestra relatividad.

Dicho de otra manera, no importa que opinión tengas sobre Jesús, si eres ateo o creyente, o de cualquier otra religión. Nuestro Señor sigue siendo Dios y creador y además, el único camino para la salvación. Nuestra opinión humana nunca cambiará la naturaleza de Jesucristo

Es por eso que deberíamos analizar sus palabras y su vida con mucho cuidado. Si Jesús es un impostor, sus acciones deberían demostrar que lo es. Pero si Jesús es el hijo de Dios, como el mismo afirma, entonces deberíamos poner todo nuestro esfuerzo para seguirlo y obedecer sus enseñanzas.
Si Jesús fuese un mentiroso, sus palabras no tendrían sentido, y no sería más que un lunático de turno como los miles que han aparecido a través de las edades.

Para Meditar

Solamente una vida anclada en la verdad de que Jesús es Dios, nos puede ayudar a atravesar todas las aflicciones que encontramos en nuestra vida.

El Hijo de Dios


Como sociedad hemos cometido un error muy grande, y ese error es enfocarnos en que Jesucristo no es verdadero
Pero, y ¿qué tal si Jesús es, como el mismo dijo, el hijo de Dios?

Si esto es verdad, significaría que Él es nuestro creador, que vino para salvarnos del pecado. (Ver lección El sacrificio de Jesús)
Cuando vivimos nuestras vidas con la idea de que Jesús no es real, o es solamente una figura mediática sobre la cual se fundó una religión, cometemos el error de no tomar en serio sus palabras.

“En él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres”

Jesús es el Dador de la vida

Jesucristo es nuestra razón de vivir, sin su voluntad no podríamos existir, ya que él es la vida. Quien le soplo aliento de vida en la nariz de Adán fue Jesús. Así que cada día, cuando te levantas, ha sido Jesús quien te ha dado un día más de vida. No es la casualidad, o la evolución. Es Jesús, el dador de la vida.

Es por este motivo que quiero invitarte a que consideres tus decisiones. Como sociedad hemos crecido con la idea falsa, de que nuestra vida depende de nosotros, y que solo porque tenemos libertad de hacer nuestra voluntad, entonces nuestra vida nos pertenece. Cuando, en realidad, la vida que tenemos es un regalo de Jesús, es un regalo de Dios.

Así que no deseches a Jesús como un maestro cualquiera, porque no lo es, o un profeta solamente, porque tampoco lo es. Jesús es tu creador, tu salvador y redentor que conoce cada deseo de tu corazón y cada pensamiento

11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis. 12 Entonces me invocaréis. Vendréis y oraréis a mí, y yo os escucharé. 13 Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.

Vive tu fe

Este debe ser el deseo que tengamos al acercarnos a Cristo, buscarlo con todo nuestro corazón y nuestras fuerzas.
En un mundo lleno de tanta maldad y tanta zozobra, la mejor decisión que podemos tomar es seguir cada pisada de Jesús fielmente, sin movernos ni a un costado o al otro. Solamente si hacemos esto vamos a poder atravesar todo lo que se avecina sobre este mundo.

Ahora debemos preguntarnos. ¿Por qué es tan importante saber quién es Jesús?
Por lo que hizo, por sus enseñanzas y más aún, por todo lo que profetizó. Si fuera un impostor, sus palabras no tendrían ninguna importancia. Pero Jesús es el Hijo de Dios, así que sus palabras, sus enseñanzas y sus profecías deben ser para nosotros el fundamento de nuestra fe, La roca sobre la cual debe estar cimentada nuestra vida.

Por eso quiero invitarte a que recibas a Jesucristo en tu vida, no como una idea vacía, sino con el objetivo de obedecerle y seguirlo en todo el camino de salvación.

Más a todos los que lo recibieron,
a quienes creen en su nombre,
les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

Que interesante este versículo, en su misericordia y en su amor, nuestro Señor nos ha dado la potestad de ser llamados hijos de Dios, únicamente si lo recibimos y creemos en su nombre.  Así que búscalo con fe, no olvides que solamente en el nombre de Jesucristo podremos ser salvos.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.