Bajo la higuera con Jesús

Bajo la higuera con Jesús

Juan 1:43-51

43 Al siguiente día, Jesús quiso ir a Galilea; encontró a Felipe y le dijo:
—Sígueme.
44 Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro. 
45 Felipe encontró a Natanael y le dijo:
—Hemos encontrado a aquel de quien escribieron Moisés, en la Ley, y también los Profetas: a Jesús, hijo de José, de Nazaret.
46 Natanael le dijo:
—¿De Nazaret puede salir algo bueno?  
Respondió Felipe:
—Ven y ve.
47 Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él:
—¡Aquí está un verdadero israelita en quien no hay engaño!
48 Le dijo Natanael:
—¿De dónde me conoces?
Jesús le respondió:
—Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.
49 Natanael exclamó:
—¡Rabí, tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel!
50 Le contestó Jesús:
—¿Crees porque te dije “Te vi debajo de la higuera”? Cosas mayores que estas verás.
51 Y agregó:
—De cierto, de cierto os digo: Desde ahora veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del hombre.

Bajo la higuera con Jesús

Qué gran poder tiene el Espíritu Santo sobre el corazón de los seres humanos; una vez conocemos a Jesús es imposible quedarnos en silencio. Y como hizo Felipe, vamos corriendo a nuestros seres queridos a contarles las buenas nuevas. ¡Hemos encontrado al Mesías!

Conocer a Jesús va más a allá que saber conceptualmente quien es Él, o tener una idea en nuestra mente de lo que ha hecho por nosotros. Conocer a Jesús es tener una relación verdadera con Él.


Y lo bueno de esto es que Jesús desea tener una relación con nosotros, y a pesar de que físicamente Él no se encuentra a nuestro lado, por medio de la oración y el estudio de la Biblia, podemos tener una relación real con Jesús. (Ver episodio La oración)
Eso era lo que le ocurría a Felipe y a Natanael, eran dos amigos que estudiaban las escrituras y tenían fe en el Dios de Israel.

Bajo la higuera

Natanael tenía una costumbre que todos sus amigos cercanos conocían. Había una higuera en su casa bajo la cual pasaba mucho tiempo orando y estudiando las escrituras. Era el sitio especial en su casa donde le gustaba pasar tiempo con Dios.

Natanael sabía que Dios es un Dios real que se preocupa por tu diario vivir, así que continuamente pasaba tiempo a solas con Dios en ese Lugar. Sabemos que Felipe y Natanael estudiaban las escrituras porque Felipe hace énfasis en que Jesús es aquel de quien había escrito Moisés y todos los profetas.

Para los judíos era costumbre enseñarle a los niños acerca de Dios desde muy temprana edad. Así que podemos estar seguros de que este par de amigos conocían de Dios y tenían una relación diaria con Él desde muchos años atrás.
¿Te imaginas la emoción que sintió Natanael cuando Felipe le dijo que el Dios de quien él había estado estudiando por tantos años estaba físicamente en la tierra y que lo podían ir a ver?.

Una entrevista con Jesús

¿Te imaginas tener una entrevista con Dios?  Lo interesante de este encuentro entre Natanael y Jesús es que en la mente de Natanael él estaba a punto de conocer a un desconocido. Pero para Jesús no, Él estaba a punto de encontrarse con alguien a quien conocía desde el principio de las edades.

Y esto es algo que debemos tener claro. Jesús es Dios. Él lleva nuestras oraciones ante el Padre e intercede por nosotros. Cuando oramos a Dios, Jesús conoce nuestras oraciones. Y cuando estudiamos la Biblia estamos conociendo sobre Jesús, porque de Él testifican todas las escrituras.

Cuando Natanael llego a donde estaba Jesús, el Señor afirmo de él:

He aquí, hay un verdadero israelita en quien no hay engaño

Juan 1:47

Natanael estaba sorprendido, él nunca había visto a este hombre que tenía enfrente. Pero aun así, Jesús afirmaba que lo conocía. ¿De dónde me conoces?, le preguntó a Jesús. Y Él le respondió:

Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.

Juan 1:48

No logro imaginar la alegría que debió haber sentido Natanael. El Dios a quien él oraba todos los días bajo la higuera; el que había conocido desde niño, era un Dios real que estaba frente a él.

Qué hermoso es el poder de Dios. ¡Alabado sea el nombre de Jesús! Él es el único Dios verdadero, que desea tener una relación real con nosotros y que lo conozcamos como a nuestro mejor amigo. Natanael solo pudo exclamar con alegría:

¡Señor, tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel!

Juan 1:49

Vive tu fe

Esta experiencia tan hermosa es lo que Jesús quiere que todos vivamos. Él quiere tener una relación y una amistad con nosotros.
Hoy quiero invitarte a que vivas esto en tu vida, por que Jesús es real.
Él escucha tus oraciones y tiene el poder para contestarlas. Todos los días está dispuesto a pasar tiempo contigo. Así que no dejes que los afanes de esta vida que consumen todo nuestro tiempo te alejen de Jesús.

Si aún no has orado hoy, ve y hazlo. Si no has estudiado la Biblia todavía. No consideres esta reflexión como un estudio por que no lo es.

Ve tú solo y saca un tiempo especial en un lugar especial para que puedas vivir esta experiencia con Dios.

Así como Natanael estaba todos los días bajo la higuera con Jesús. Debemos hacer nosotros lo mismo y Buscar a Dios con todo nuestro esfuerzo

Jesús quiere conocerte y estar a tu lado todos los días de tu vida. Ahora depende de ti si quieres lo mismo. Ten fe en el señor, y como Él lo prometió, verás como las obras de Dios se hacen una realidad en ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.