Jesús es el cimiento de tu vida Cristiana.

Jesús es el cimiento de tu vida

Mateo 7: 21-29

21»No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”, entrará en el reino de los cielos, si no el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 
22 Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?” 
23 Entonces les declararé: “Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!”
 24»A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca. 
25 Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa; pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. 
26 Pero a cualquiera que me oye estas palabras y no las practica, lo compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena. 
27 Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.
28 Cuando terminó Jesús estas palabras, la gente estaba admirada de su doctrina, 
29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas.


Jesús es el cimiento de tu vida.


Jesús continúa su enseñanza hablando de lo que verdaderamente significa ser su discípulo. Él sabía que dentro lo la multitud muchos lo seguían de palabra pero no de corazón, no de manera real. 

Ser un discípulo y seguidor de Jesús, significa que no solo lo llamas Maestro o Señor, sino que haces la voluntad de Dios en tu vida y conoces a Jesús. 
Para conocer a Jesús necesitas pasar tiempo con él. Notemos que en el ejemplo que usa Jesús, las personas que se acercan y lo llaman Señor dicen ser seguidores y también que han predicado y realizado milagros en el nombre de Jesús. 

La respuesta de Jesús es nunca os conocí, apartaos de mí, hacedores de maldad. Para Jesús lo más importante de la vida cristiana es que tengas una relación real con Él, le conozcas y que hagas la voluntad de Dios en tu vida

Para meditar

De nada sirve tener a Dios como una idea en nuestra mente, es necesario que tengamos una relación real y verdadera con Jesús.


Para conocer a Jesús necesitas estudiar su palabra, las escrituras; ya que en ellas están guardadas sus enseñanzas sobre como llevar una vida cristiana real. 

Solo por medio del estudio de las escrituras podrás encontrar cuál es la voluntad de Dios para tu vida. 
Pero de nada sirve conocer como un concepto lo que Dios desea para nuestras vidas si no no lo vivimos de manera real. (Ver episodio 14 La luz del mundo)

Como enseño Jesús, no tiene sentido que tengas obras vacías en tu vida como muestra de tu fe, cuando no haces la voluntad de Dios. 
Según Jesús, si  sabes que Dios desea que vivas de una manera, pero tú haces cosas contrarias a lo que Dios quiere, no eres su seguidor aun si tu mismo dices que lo eres. Jesús menciona que los que se acercarán a Él viviendo de esta manera son muchos. 

Una vida basada en Jesús

Es tu vida y tus acciones las que demuestran quien es tu Dios, si el mundo y los deseos de tu corazón son tu Dios siempre vas a vivir haciendo cosas que están en contra de lo que Dios enseña. Pero si Jesús es tu Dios, si el Padre y el Espíritu Santo son tu Dios, entonces vive la voluntad de Dios en tu vida. 

Si vives tu vida conforme a todo lo que Jesús enseña serás llamado prudente, pero si no lo haces serás llamado insensato. (Ver Lucas 6: 46-49)

El hombre prudente tiene como cualidad la obediencia, él escucha las enseñanzas de Jesús y las pone en práctica.
Construir tu casa sobre la roca significa que has tomado la decisión de seguir las enseñanzas de Jesús como el centro de tu vida y para que esto sea real en ti necesitas hacer que tu relación con Cristo sea real.

Para meditar

El hombre prudente tiene como cualidad la obediencia, él escucha las enseñanzas de Jesús y las pone en práctica en su vida.


Por el contrario, el hombre insensato solo escucha las palabras y enseñanzas de Jesús como hermosas enseñanzas que no aplican para él.
Son personas según Jesús, que construyen su casa sobre la arena. La fundación sobre la cual está construida su vida no es tierra firme y sus principios pueden cambiar de acuerdo a como cambie la corriente junto a ellos. 
Un día creen y viven como enseño Jesús, pero al otro viven de manera diferente porque no les conviene. 

Nuestra roca es Jesús

Jesús no Cambia, Él ha sido el mismo desde el principio, y lo será por toda la eternidad. Por eso su invitación no es a que vivas una vida falsa donde muestras tu cristiandad con palabras y acciones vacías.
Su invitación es a que vivas tu vida haciendo la voluntad de Dios y conociéndolo a Él por medio de la oración y el estudio de su palabra. 

Hoy quiero invitarte a que hagas de Jesús el cimiento de Tu vida. Búscalo cada día en oración y en el estudio de la Biblia, dedica un momento especial todos los días en el que aprendas de Jesús. Luego coloca en práctica con fe todas sus enseñanzas. 

Pídele a Dios que te ayude a hacer su voluntad todos los días. Recuerda que para Jesús lo más importante de la vida cristiana es que tengas una relación real con Él. Permítele al Espíritu Santo la oportunidad de obrar en tu corazón y acercarte cada día más a Dios.

Si colocas a Jesús como el centro de tu vida tu casa nunca caerá, los problemas y dificultades nunca podrán tumbarte porque Jesús es más grande que cualquier dificultad que encuentres en el camino. No olvides que Jesús quiere que lo conozcas y vivas la voluntad de Dios en tu vida. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.