El principe del mal es la serpiente antigua

El príncipe del mal

El príncipe Absalón era el más hermoso, el más hábil y ambicioso de los hijos de David. La Biblia dice: “Y no había en todo Israel ninguno tan alabado por su hermosura como Absalón; desde la planta de su pie hasta su coronilla no había en él defecto” (2 Samuel 14:25).

Pero este aguerrido y joven príncipe deseaba más que la admiración de la gente por su imponente apariencia. Él quería el poder del trono de su padre. Él deseaba ser rey de Israel a cualquier precio. Primero, Absalón asesinó a su hermano mayor, Amnón, después que Amnón abusó de su hermana Tamar. Amnón era el primogénito de David y el que sucedería a David como rey.

Luego que Absalón logró reconquistar el favor de su padre, comenzó a sembrar con sutileza semillas de duda a través del reino acerca del liderazgo, dictámenes, y leyes de David; “y así robaba Absalón el corazón de los de Israel” 2 Samuel 15:6.

La rebelión del príncipe


Finalmente, su plan siniestro estalló en una completa rebelión cuando trató de asesinar a su propio padre y secuestrar el reino. David y sus seguidores fueron forzados a huir de Jerusalén. Pero pocos días después de una encarnizada batalla, David, una vez más estaba seguro en su trono, y el príncipe Absalón había muerto.

Una triste historia por cierto, pero esta no fue la primera contienda de una familia real. En otro gran reino, mucho tiempo atrás, eventos muy similares condujeron a la rebelión más trágica de todos los tiempos. ¡El reino se llamaba el cielo!

Dios creó un ángel perfecto, quien por su propia voluntad, eligió convertirse en diablo. Puede ser difícil imaginarlo, pero si hubiéramos conocido a Lucifer antes de su caída, lo hubiésemos amado. No sabemos exactamente por cuanto tiempo hubo paz en el cielo; pero Lucifer quizás pudo haber servido a Dios con gozo por eones antes que comenzara a sembrar las semillas de orgullo y resentimiento en su corazón.

La rebelión de Lucifer


El Señor pudo haber hecho a todas sus criaturas como robots, pero un robot no puede amar. El verdadero amor debe estar dispuesto a asumir riesgos. Por eso es que los padres deciden tener hijos, sabiendo que en algún momento ellos pueden elegir desobedecerlos. Dios permitió a Lucifer seguir adelante con su rebelión por varias razones.

Primero, para resolver para siempre toda interrogante acerca de si Dios hizo a sus criaturas con libertad de elección.
Segundo, si Dios hubiera destruido a Lucifer tan pronto como él comenzó a sembrar dudas acerca del amor de Dios y su gobierno, las demás criaturas inteligentes hubieran tenido por siempre algunas interrogantes. Podrían haber pensado, “Quizás Lucifer tenía razón”. Por lo tanto, se le permitió a Lucifer demostrar los terribles resultados del pecado.

Finalmente, Dios no desea que sus criaturas le obedezcan simplemente porque Él los castigará si no lo hacen. Él desea que le obedezcamos por principios de amor antes que por temor.

Satanás es tan astuto que fue capaz de engañar a una tercera parte de los ángeles del cielo para que le siguieran en su rebelión contra Dios. Estos ángeles caídos ahora llamados “diablos” y “demonios”, llevan a cabo los planes de Satanás. En la historia del príncipe rebelde Absalón, notamos que él de forma similar hizo muy poco del “trabajo sucio”. Absalón ordenó a sus siervos que ejecutasen sus deseos.
De la misma manera, todos estos demonios que están bajo el control de satanás son quienes realizan su “trabajo sucio” de dispersar el mal sobre la tierra.

En cierto sentido, Satanás tiene ventaja sobre Dios en la batalla entre el bien y el mal. Mientras Dios utiliza solamente la verdad, Satanás utiliza verdad y error para lograr sus propósitos.

Como vemos en estos versículos Satanás y sus demonios son: engañadores, tentadores, acusadores, homicidas, mentirosos y pueden hacer señales.

Satanás es más peligroso cuando se hace pasar por un ser espiritual que está trabajando dentro de la iglesia. El objetivo de Satanás es atacar a los hijos de Dios, y que mejor lugar para hacer eso que dentro de la iglesia.

El diablo es un experto en citar correcta e incorrectamente la Biblia con el propósito de engañar a la gente. Intentó hacerlo con Jesús mientras lo tentaba, por eso es esencial que el pueblo de Dios conozca las Escrituras por sí mismos, para evitar ser engañados.

Después de perder la batalla en el cielo Satanás vino a esta tierra con el objetivo de destruir a todos aquellos que profesan seguir a Dios.
Muchas personas se preguntan ¿Por qué hay tanta maldad en el mundo?

Satanás utiliza la libertad que tienen las personas para incitarlas a vivir buscando los deseos de la carne (Gálatas 5:16-23). Él es el culpable de la maldad que hay en el mundo, por eso se autoproclama como el príncipe del planeta y el representante del mundo.

Ambos, leones y serpientes, ambos, utilizan el sigilo y la astucia para capturar a sus presas. Como el diablo, ellos saltan repentinamente sobre sus víctimas y son despiadados e indiferentes ante el sufrimiento.

La serpiente antigua


Es muy interesante notar como ha crecido en los últimos años la representación de dragones en diferentes tipos de arte. Para muchos es una representación de la ficción que no tiene nada que ver con la realidad. Pero la Biblia es muy clara que el dragón representa a Satanás, el príncipe del mal.

En la creación, Dios creó a la serpiente con alas, pero debido a que este fue el animal usado por Satanás para tentar a Adán y Eva, recibió un castigo de parte de Dios:

Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias
y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre te arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida.

La mejor manera de acercarse a Dios para conocerle mejor, es a través de la oración, y a través de Su Palabra. Y esta es la única manera de resistir al enemigo.
Por lo tanto, como dice Santiago: someteos a Dios, acercaos a Dios, limpiad las manos de pecado y purificad vuestros corazones.

Nuestra única seguridad en contra de los engaños hábiles de Satanás está en guardar la Palabra de Dios en nuestras mentes para mantenernos alejados del pecado. Las mismas herramientas que Jesús usó para luchar contra el diablo son necesarias y están disponibles para nosotros hoy.

En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.
Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo

A pesar de todos los esfuerzos de Satanás para acabar con el pueblo de Dios, tenemos el consuelo y la alegría de que este conflicto pronto llegará a su fin. Y no solo eso, sino que nunca más volveremos a estar bajo el ataque del enemigo.

Por lo tanto, si ya sabemos el resultado del conflicto entre el bien y el mal, entonces deberíamos vivir con gozo aferrados a Dios y a su infinito amor.

Cuan grande es el amor y la misericordia de Dios. Este cuadro conmovedor representa cómo se siente nuestro Padre Celestial por sus hijos perdidos.
No solamente Él estuvo dispuesto a morir en nuestro lugar; sino que fue un paso más allá: dio su regalo más grandioso ¡a su Hijo!, y Dios no está dispuesto a que alguien perezca.

Él está deseoso que todos encontremos salvación. Por esta razón es que Jesús murió en nuestro lugar. La mayor parte del mundo se ha unido a Satanás en su rebelión en contra del Padre celestial. ¿Elegirás tú ahora, amarle y servirle?


Satanás simbolizado por los reyes de Tiro y Babilonia


En Isaías 14:4-15, la Biblia usa el rey de Babilonia como un símbolo de Satanás, y en Ezequiel 28:11-19, Satanás está simbolizado por el rey de Tiro. En ambos casos sabemos que el simbolismo va más allá de reyes de la tierra porque la descripción del ser no podría aplicarse a cualquier hombre mortal. Observemos como se describe a Lucifer (ahora llamado Satanás) en estos pasajes de la Escritura:

  • Cayó del cielo (Isaías 14:12)
  • Estaba lleno de sabiduría y acabado de hermosura (Ezequiel 28:12) 
  • Había estado en el Edén (Ezequiel 28:13)
  • Toda piedra preciosa era su vestido (Ezequiel 28:13)
  • Era un querubín grande, protector (Ezequiel 28:14) 
  • Estaba en el santo monte de Dios (Ezequiel 28:14)
  • Era perfecto en sus caminos (Ezequiel 28:15) 

Ya que los reyes de Babilonia y Tiro implementaron la misma política y sufrieron la misma total destrucción, tal como la sufrirá el reino de Satanás. Es por este motivo, que Dios los utilizó para representar al mismo Satanás.

Prácticamente todas las autoridades bíblicas están de acuerdo con este simbolismo. Incidentemente, la Biblia registra muchas otras referencias a Lucifer.

Estudia los siguientes versículos:
Lucas 4:5-6
Lucas 10:18
Juan 8:44
2 Pedro 2:4
1 Juan 3:8
Judas 1:6
Apocalipsis 12:7-9

Aun con todos estos versículos, sin los pasajes de Ezequiel 28 e Isaías 14, no tendríamos la historia completa. Por este motivo, quiero invitarte una vez más a que estudies con diligencia tu Biblia.


Espera lo inesperado


Muchas personas esperan que Satanás aparezca abiertamente como el enemigo de Dios en el tiempo del fin, pero esto no es así. Satanás es en verdad el más implacable enemigo de Dios, pero su venida tendrá una apariencia de justicia (Mateo 24:24).

Él aparecerá como un ser angélico, glorioso (2 Corintios 11:13-15), y buscará la adoración de la gente (Apocalipsis 13:12).
La Escritura es muy clara al decir que su piadosa presentación será tan convincente que “todo el mundo” se maravillará ante la bestia (Apocalipsis 13:3).

¡Qué tragedia! Satanás tendrá tanto éxito al hacerse pasar por Cristo que virtualmente el mundo entero le seguirá, pensando que están siguiendo verdaderamente a Jesús.
¿Serás tú engañado? No, si tomas en cuenta las advertencias bíblicas presentadas en esta serie de lecciones. No obstante, depende de ti


Un ángel de luz


Satanás se deleita cuando la gente lo presenta como una criatura fea, roja, con alas de murciélago, en parte hombre y en parte bestia, con pezuñas y una larga cola puntiaguda o con una horquilla avivando las llamas del infierno.

Nada puede estar más lejos de la verdad. Tales conceptos vienen de la mitología griega. Un disparate que no se encuentra en ninguna parte de las Escrituras. La Biblia describe a Satanás como un ángel brillante, extremadamente atractivo con una inexplicable habilidad comunicativa.

Él también está bien familiarizado con las Escrituras (Mateo 4:5-6). El diablo se ha proclamado a sí mismo enemigo de Dios, y su objetivo ha sido difamar el carácter divino y capturar su reino. Satanás también te desprecia a ti y a todos los que amas y tiene planes para destruirte.

Esta serie de lecciones te ayudará a entender sus planes y a aprender cómo frustrarlos. Por lo tanto, coloca tu vida bajo el cuidado protector de tu poderoso Salvador, y ora fervientemente para que sea él quien te guíe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.