La Biblia y Las Escrituras

Las Escrituras

Jesús y Las Escrituras

La Biblia es el libro más leído, el más odiado y el más amado de todos los libros que se han escrito. Para muchos es solo una recopilación de fábulas con enseñanzas morales. Pero la realidad, es que Las Escrituras son La Palabra de Dios.

En esta lección estudiaremos todo lo que la Biblia enseña sobre sí misma y que enseñó Jesús sobre ella.

Como es nuestra costumbre, quiero invitarte a que ores fervientemente antes de estudiar Las Escrituras, La Palabra de Dios.

Las verdades acerca de Dios están contenidas en los escritos del Antiguo y Nuevo Testamentos. Por lo tanto, todas las escrituras son necesarias para comprender a plenitud las enseñanzas de Jesús y las profecías.

Las claves para entender las profecías del Apocalipsis, se encuentran principalmente en las historias del Antiguo Testamento. Por ejemplo, de los 404 versículos contenidos en el Apocalipsis, 278 de ellos son un eco de otras historias y profecías que están en el Antiguo Testamento.

El personaje central en todas las Escrituras y las profecías es Jesús. Todas las enseñanzas de la Biblia y todas las profecías apuntan hacia Jesús. Por lo tanto, siempre debemos tener presente que el tema central de Daniel y Apocalipsis es Jesucristo y Su reino.

El principal objetivo de las escrituras es llevarnos a conocer a Jesús, y no llenarnos de conocimiento que en sí mismo no nos salva, a menos que desarrollemos una relación de amor y fe con nuestro salvador.

Jesús es el Verbo, Él es la parte activa de la Deidad interactuando con la humanidad desde el principio. Todas las cosas fueron hechas por Jesús, así que ÉL es nuestro Creador.

Si todas las cosas que han sido hechas fueron hechas por Jesús, esto implica también las escrituras. Por lo tanto, fue Jesús quien escribió la Ley, los diez mandamientos en dos tablas de piedra con su propio dedo y las entregó a Moisés. (Ver lección: La ley de Dios)

Todas las cosas por medio de él fueron hechas,
y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho.

En la Biblia, el pan es un símbolo de la Palabra de Dios. Jesús dijo, “Escrito está; No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

Al leer, asimilar, y seguir las Escrituras, encontraremos a Jesús, y entonces, hallaremos también gozo, paz y vida eterna.

El diablo odia la Biblia y hará cualquier cosa para evitar que la gente la lea. Él sabe que las profecías exponen sus planes para engañar a la raza humana. Así que no te sorprendas si Satanás intenta distraerte de esta serie de lecciones o trata de mantenerte ocupado con otras cosas.

Pero a pesar de esto, Dios siempre abrirá un camino para que aquellos que buscan conocer la verdad, la encuentren.

Cada vez que estudiemos la Palabra de Dios, el Espíritu Santo nos guiará en el estudio de las escrituras y nos mostrará las verdades del evangelio.
Es por esto, que siempre te invitamos a que ores a Dios antes de estudiar Su Palabra, para que recibas del Espíritu Santo toda la guía que necesites.

Parte de la obra del Espíritu Santo es ayudarnos a entender la verdad de las Escrituras. Es por eso que siempre debemos pedir que el Espíritu Santo nos guíe antes de abrir la Biblia.

Puedes tener siempre la certeza de que el Espíritu Santo te está guiando cuando estudias la Biblia si (1) Le pido que me guíe, y (2) Estoy dispuesto a aceptar y seguir la verdad como él me la revele.

Si buscamos a Dios con un corazón sincero y deseoso de aprender todas sus enseñanzas, el Señor nos va a dar toda la sabiduría necesaria y nos mostrara la senda angosta por la cual debemos andar.

Debemos poner a un lado nuestras propias ideas y estudiar la Biblia leyendo cada cosa en las Escrituras o en un cierto tema (“un poquito allí, otro poquito allá”) y comparar todos los versículos sobre el tema.

Debemos dejar que la Biblia hable por sí misma. Cuando se hace esto, la verdad siempre surge claramente. Así fue como Jesús convenció a los dos discípulos en el camino a Emaús de que él era en verdad el Mesías (Lucas 24:27).

Y comenzando desde Moisés y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían.

Las Escrituras nos ayudan a comprender el gran plan de Salvación de Dios, y esta es la información más importante y valiosa que ha sido dada al ser humano.

Encontramos la verdad únicamente en la Palabra de Dios, la Biblia. La verdad es una mercancía escasa en el mundo de hoy, y como resultado de esto, toda la gente en el mundo sufre.
La verdad sobre todo lo que es realmente importante, se encuentra en las Escrituras. Estudiar y seguir sus consejos hace que la gente sea libre (Juan 8:32), y les trae felicidad y vida en abundancia. (Ver episodio #68 La verdad os hará libres)

El mensaje de Pablo a Timoteo “que usa bien la palabra de verdad”, significa que se interpretará correcta y sinceramente. Hay un gran peligro en torcer las Escrituras para hacerlas decir lo que queremos que digan.
Lo que yo diga acerca de la Biblia importa muy poco. Lo que cuenta es lo que la Escritura dice de sí misma.

Todas las enseñanzas religiosas deben ser comprobadas por la Biblia y solamente por la Biblia. Si alguna enseñanza no está claramente de acuerdo con las Escrituras, es falsa y debe ser abandonada.


Unas de las primeras reacciones que tuvieron estos discípulos después de escuchar a Jesús explicar las Escrituras, fue el ardiente deseo de compartir las buenas nuevas con otros.

Y ese es el deseo que Jesús tiene para todos nosotros, que compartamos la verdad de Su Palabra y Su evangelio con todo el mundo. Por eso te invitamos a compartir con tus amigos esta serie de estudios bíblicos.

Símbolos en la Biblia

Recurso adicional

Lo que sigue es una lista de términos claves que a menudo tienen un significado simbólico en la profecía bíblica. Cada símbolo está en negrita y es seguido por su significado literal correspondiente.

Aceite = Espíritu Santo
Zacarías 4:2-6; Apocalipsis 4:5
Aguas = Área habitada o personas, las naciones
Apocalipsis 17:15
Ángel = Mensajero
Daniel 8:16; 9:21; Lucas 1:19, 26; Hebreos 1:14

Babilonia = Apostasía religiosa y confusión
Génesis 10:8-10; 11:6-9; Apocalipsis 18:2, 3; 17:1-5
Bestia = Reino / Gobierno / Poder político
Daniel 7:17, 23
Cordero = Jesús / Sacrificio
Juan 1:29; 1 Corintios 5:7
Cuerno = Rey o del reino
Daniel 7:24; 8:5, 21, 22; Zacarías 1:18, 19; Apocalipsis 17:12
Día = Un año literal
Ezequiel 4:6; Números 14:34
Dragón = Satanás o su agencia
Isaías 27:1; 30:6; Salmos 74:13, 14; Apocalipsis 12:7-9; Ezequiel 29:3; Jeremías 51:34

Espada = Palabra de Dios
Efesios 6:17; Hebreos 4:12
Estrellas = Ángeles / Mensajeros
Apocalipsis 1:16, 20; 12:4, 7-9; Job 38:7
Frente = Mente
Romanos 7:25; Ezequiel 3:8, 9
Cabezas = Las grandes potencias / Gobernantes y gobiernos
Apocalipsis 17:3, 9, 10
Ladrón = La repentina venida de Jesús
1 Tesalonicenses 5:2-4; 2 Pedro 3:10

Símbolos en la Biblia

Lámpara = Palabra de Dios
Salmos 119:105
León = Jesucristo
Apocalipsis 5:4-9
Mano = Trabajo
Eclesiastés 9:10
Marca = Signo o sello de aprobación o desaprobación
Ezequiel 9:4; Romanos 4:11; Apocalipsis 13:17; 14:9-11; 7:2, 3
Montañas = Poderes políticos o político-religiosos
Isaías 2:2, 3; Jeremías 17:3; 31:23; 51:24, 25; Ezequiel 17:22, 23; Daniel 2:35, 44, 45

Mujer, Pura = La iglesia verdadera
Jeremías 6:2; 2 Corintios 11:2; Efesios 5:23-27
Mujer, Corrupta = La iglesia apóstata
Ezequiel 16:15-58; 23:2-21; Oseas 2:5; 3:1; Apocalipsis 14:4
Pan = Palabra de Dios
Juan 6:35, 51, 52, 63
Ramera = Iglesia o religión apóstata
Isaías 1:21-27; Jeremías 3:1-3, 6-9
Roca = Jesús / La verdad
1 Corintios 10:4; Isaías 8:13, 14; Romanos 9:33; Mateo 7:24
Rojo = Pecado / Corrupción
Isaías 1:18; Nahum 2:3; Apocalipsis 17:1-4

Sello = Signo o señal de aprobación o desaprobación
Romanos 4:11; Apocalipsis 7:2, 3
Serpiente = Satanás
Apocalipsis 12:9; 20:2
Sol = Jesús / El evangelio
Salmos 84:11; Malaquías 4:2; Mateo 17:2; Juan 8:12; 9:5
Tiempo = Un año literal
Daniel 4:16, 23, 25, 32; 7:25; Daniel 11:13
Trajes Blancos = Victoria / justicia
Apocalipsis 19:8; 3:5; 7:14
Vientos = Luchas / conmoción / “vientos de guerra”
Jeremías 25:31-33; 49:36, 37; 4:11-13; Zacarías 7:14

Deja un comentario