La marca de la bestia es el domingo

La Marca de la Bestia

El Anticristo y la marca de la bestia

¿Será que la marca de la bestia se trata de un número en forma de tatuaje, un microchip insertado debajo de la piel, o algo aún más sutil? Esta es una de las profecías más malinterpretadas de la Biblia, y sin embargo, es supremamente importante que la entendamos.

Al estudiar acerca de la marca de la bestia tendremos que abordar temas muy delicados, mencionando nombres y siendo muy específicos.

Esta actitud no es muy popular hoy en día, pero debemos ser firmes, ya que Dios ama a su pueblo y quiere que todos Sus hijos conozcan la verdad. Este mensaje no es de parte de nosotros, sino que viene de Jesús. Y considerando que la muerte eterna le espera a quienes reciban esta marca, sería incorrecto quedarnos en silencio conociendo la verdad.

Advertencia

Ora a Dios antes de estudiar esta lección. ¡Satanás no quiere que termines este estudio!

Quienes reciban el sello de Dios en sus frentes, serán protegidos durante las plagas.

Caerán a tu lado mil
y diez mil a tu diestra;
más a ti no llegarán.
Ciertamente con tus ojos mirarás
y verás la recompensa de los impíos.
Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
al Altísimo por tu habitación,
10 no te sobrevendrá mal
ni plaga tocará tu morada
,
11 pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
que te guarden en todos tus caminos.
El sello de Dios y la marca de la bestia

El sello de Dios se encuentra en Su ley, dentro de los 10 mandamientos. Un sello es lo que hace que un documento sea oficial, y normalmente contiene tres características: Nombre, cargo y territorio. Un ejemplo sería “Ciro, rey de Persia”, mencionado en Esdras 1:1.
Ciro = Nombre
Rey = Cargo
Persia = Territorio

El cuarto mandamiento es el único que contiene los tres elementos de un sello: (1) “El Señor” —Su nombre, (2) “hizo” —Su cargo como Creador, (3) “el cielo y la tierra y todo lo que en ellos hay” —su territorio. (Ver lección: El día de descanso)

Dios claramente declara que Él dio el sábado como una señal de Su poder para crear y santificar. Es Su sello o Su marca de autoridad. Las palabras “sello”, “señal” y “marca” se usan en forma intercambiable a través de la Biblia (compara Génesis 17:11 con Romanos 4:11, y Apocalipsis 7:3 con Ezequiel 9:4).

Al elegir obedecer las leyes del papado (domingo) en vez que la ley de Dios (sábado) serás sellado con la marca de la bestia. Veamos esto a profundidad.

¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerlo, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte o sea de la obediencia para justicia?

Ya identificamos la primera bestia de Apocalipsis 13 en la lección anterior. (Ver lección: El Anticristo) ¿Cuál es la marca de su poder y autoridad? La mejor manera de descubrir la marca de su autoridad es preguntándole al mismo papado. Notemos la siguiente sección de un catecismo católico:

Peter Geiermann, The Convert’s Catechism of Catholic Doctrine (St. Louis: B. Herder Book Co., edición de 1957), p 50.

Aquí hay otra declaración de un catecismo:

Stephen Keenan, A Doctrinal Catechism (New York: P.J. Kenedy & Sons, tercera edición Americana, revisada, s.f.), p. 174.

Así que el papado está diciendo, que la marca de su poder y autoridad es convertir el domingo en un día santo, un cambio que es virtualmente aceptado por todo el mundo cristiano.

En la mano y en la frente

Ni la marca de la bestia, ni el sello de Dios son exteriormente visibles. La frente representa la mente, y la mano es un símbolo de trabajo. “En la mano” y “entre los ojos” son símbolos consistentes en las Escrituras para los pensamientos y acciones de una persona (Éxodo 13:16) (Deuteronomio 6:8) (Deuteronomio 11:18)

Mente

Una persona recibirá la marca de la bestia en su frente al elegir creer que el domingo es un día santo a pesar de la verdad bíblica. Una persona será marcada en su mano derecha al trabajar en el sábado de Dios o por seguir las leyes dominicales por razones de conveniencia, tales como trabajo, familia, etc.

Aunque la señal es invisible a los hombres, Dios sabrá quien tiene determinada marca (2 Timoteo 2:19). En cierto sentido, cada persona se marcará a sí misma. Si consideras y respetas el santo sábado de Dios, Él te marcará como suyo. Y si consideras el sábado falso de la bestia, Dios te marcará como perteneciente a la bestia.

Ninguna persona tiene la marca aún. Cuando llegue a ser un asunto obligatorio, solamente aquellos que hayan recibido la marca de la bestia podrán comprar o vender. En ese tiempo las personas que guarden el santo sábado de Dios, lo harán arriesgando sus vidas

Se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablara e hiciera matar a todo el que no la adorara.
Quebrantar la ley de Dios

Aquellos que elijan profanar el día santo de Dios y oficialmente den su voto de colocar las leyes de los hombres por encima de la Ley de Dios serán marcados como propiedad del Anticristo. Los que son leales a Jesús y su día santo, recibirán el glorioso sello de Jesús, haciéndolos Suyos para siempre. Los que traten de mantenerse neutrales serán contados para el Anticristo.

El que no está conmigo, está contra mí; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Daniel 7 revela la descripción del Antiguo Testamento del poder del Anticristo. Claramente predice que la bestia intentaría cambiar los tiempos y la ley.

El papado ha tratado de cambiar la ley de Dios al: (1) omitir el segundo mandamiento que condena la veneración de imágenes, (2) acortar el cuarto mandamiento de 94 palabras a solamente ocho, para evitar mencionar cuál día es el sábado, y (3) dividir el décimo mandamiento en dos mandamientos.

Los tiempos y la ley

El papado intentó cambiar los tiempos de Dios al (1) enseñar a la gente a reconocer el primer día de la semana como sábado, en vez del séptimo día, y (2) adoptar la práctica romana pagana de comenzar a contar el día a la media noche, en vez de hacerlo a la puesta del sol.

El horario de Dios para el sábado es de la puesta de sol del viernes en la noche, hasta la puesta del sol el sábado por la noche (Levítico 23:32). Ningún mortal debiera atreverse a alterar los tiempos y la sagrada Ley de Dios (Mateo 5:18).

Dios aún se siente lastimado cuando sus pastores son partidarios de ocho o nueve mandamientos, y hacen tropezar a muchos en el mandato divino de guardar el sábado como santo. Virtualmente todas las iglesias admiten en sus documentos oficiales que no hay apoyo bíblico para la santidad del domingo.

Adoración al sol

¡Trágicamente ambos, protestantes y católicos, son culpables ante el juicio de Dios por desechar el sábado bíblico! Dios mismo dio el sábado como una señal, o marca de Su poder para crear, santificar y salvar (Éxodo 31:17) (Ezequiel 20:12).

¿Se atrevería alguien a alterar esta sagrada señal que representa al gran Dios del cielo? ¿Cambiar el día de Dios por el día del sol?

Los tiempos no han cambiado. Dios ha incluido el sábado, Su gran señal, en el centro de Su ley, y ese mandamiento comienza con la palabra “acuérdate”. Aun así, mucha gente hoy en día siente que guardar el sábado del Señor es algo extraño.

Dios reprende específicamente a los líderes religiosos que dicen que el sábado no importa y que se basan en un “así dice el Señor”, cuando esto no es verdad.

El numero de la bestia



Dios encarga a los líderes espirituales que llamen pecado a la violación del sábado, e insiste que Su pueblo guarde Su día sábado como santo. Como los discípulos de la antigüedad, nuestra única salvaguardia está en obedecer a Dios antes que a los hombres

Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron:
Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

Una paz y descanso glorioso entran al corazón cuando uno se convierte. El sábado, que significa “descanso”, es un símbolo de la paz y el descanso que vienen como resultado del nuevo nacimiento (Hebreos 4:1-10).

Aquellos que en verdad han nacido de nuevo, guardarán el sábado como una bendita señal de ese descanso. No hay un mayor gozo que pueda llegar a una persona convertida, que guarda y santificar el sábado de Dios.

Vive tu fe

Antes que digamos “no” a la marca de la bestia, debemos decir “sí” al sello de Dios. Jesús está esperando a la puerta de nuestro corazón por una respuesta.
¿Decidirás ahora colocarte bajo el estandarte de su glorioso sábado, como evidencia de que lo has elegido a Él como tu Creador y Salvador?


¿Qué pregunta importante hace el papado a los protestantes?

Los protestantes han preguntado reiteradamente al papado: ¿Cómo se atreve a cambiar la ley de Dios? Pero la pregunta planteada a los protestantes por la Iglesia Católica es aún más penetrante. Aquí está oficialmente:

“Ustedes me dirán que el sábado era el día de reposo judío, pero que el día de reposo cristiano ha sido cambiado al domingo. ¡Cambiado! Pero, ¿por quién? ¿Quién tiene autoridad para cambiar un mandamiento explícito del Dios Todopoderoso? Cuando Dios ha dicho: Santificarás y guardarás el séptimo día.

En cambio, ¿quién se atreve a decir que se puede hacer toda clase de negocios mundanos en el séptimo día, así como guardar y santificar el primer día? Esta es una pregunta más importante, que no sé cómo pueden responder.

Ustedes los protestantes, que profesan creer en la Biblia solamente, sin embargo en un asunto tan importante como la observancia de un día de la semana como día santo, van en contra de lo escrito en la Biblia, y guardan otro día en lugar del mandato en la Biblia.

El mandamiento de santificar el séptimo día es uno de los diez mandamientos, ustedes creen que los otros nueve todavía siguen vigentes, ¿quién les dio la autoridad para modificar el cuarto? Si son coherentes con sus propios principios, si realmente siguen la Biblia y la Biblia solamente, deberían ser capaces de señalar una parte del Nuevo Testamento en el que se expresa este cuarto mandamiento modificado”
Library of Christian Doctrine [Librería de la doctrina cristiana]: Why Don’t You Keep Holy the Sabbath-Day? [¿Por qué no guardas el sábado como santo?] (London: Burns & Oates, Ltd.),
p. 3, 4. * Traducido del original en inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.